41833scr_34333867c479ad2

“Para ser un país de primera, hay que invertir en educación”

El rector Roberto Markarian reconoció este miércoles que la delegación de la Universidad utilizó un tono enfático ante la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Representantes, y lo atribuyó a la situación «muy incómoda».

A la salida de la sesión, que duró tres horas, explicó a los periodistas que el abatimiento de 650 millones de pesos, unos 25 millones de dólares, propuesto por el Poder Ejecutivo para 2017, constituye «una situación atípica que querríamos que el Parlamento no avalara». Los legisladores, «en particular del partido de gobierno, han manifestado que están buscando nuevas formas de financiación», y es claro «que hay una polémica abierta que nos parece muy sana a los efectos de que se visualice que si el país quiere avanzar, ser de primera como se dijo en algún momento, tiene que invertir en educación».

El rector encabezó una comitiva integrada por prorrectores, decanos, funcionarios de planeamiento, y representantes de los órdenes y gremios universitarios. Del lado del Parlamento intervinieron los diputados Jorge Gandini, Omar Lafluf y Pablo Abdala (Partido Nacional), el colorado Conrado Rodríguez, los frenteamplistas Alfredo Asti, Lilián Galán, Gonzalo Civila y Javier Umpiérrez, y el representante de Asamblea Popular, Eduardo Rubio. La sesión fue presidida por Oscar Groba (FA).

Respecto de las quitas «hubo una discusión entre los parlamentarios sobre el significado de la palabra que están usando, abatimiento, pero tomemos como que se quiere no darnos lo que nos votaron para 2017», explicó el rector. Para el diputado Gandini abatir es «un verbo típico de la crónica policial» que en este caso deja claro que «acá no se difiere sino que se recorta».

Markarian recordó que la Udelar «ejecuta todo el dinero que le dan, y a la vez no tiene déficit», y alertó que las consecuencias del recorte «son muy graves para la institución». Supone postergaciones en el cumplimiento de convenios salariales «responsables», en investigación, en el régimen de Dedicación Total y en la formación de posgrados, en concursos de ascenso, en la mejora de las condiciones de estudio y de trabajo, en la infraestructura edilicia, y en recursos y soluciones para el Hospital de Clínicas (ver nota aparte). Subrayó que no se podrán contratar nuevas horas docentes que acompañen el crecimiento del alumnado, en particular en el interior del país, y mencionó como ejemplo que el sábado último 120 estudiantes que cursan la carrera de Tecnólogo en Administración y Contabilidad en Minas –«donde uno ni sabía que había enseñanza de la Udelar»-, rindieron prueba de matemática. En 2015 ingresó a la Udelar un 6% más de estudiantes que en 2014, y un 20% más que en 2010. «Estamos muy preocupados con la imposibilidad de crear nuevos cargos, porque a la larga es bajar la calidad de la educación».

El recorte también afecta al régimen de Dedicación Total (DT), que en 2017 incorporaría a 44 nuevos docentes/investigadores, postergando la investigación y la formación de posgrados.

Al que da y quita

«Estamos ante una situación sin precedentes», definió la representante del orden estudiantil, Sofía Kohn: «queríamos venir a pedir fondos para becas y obras, y tenemos que hacerlo para que no nos saquen lo que nos dieron», lamentó. El consejero por el orden docente, Marcelo Cerminara, dijo que el planteo del Poder Ejecutivo es discriminatorio y que la situación es «sorprendente e incomprensible». El consejero por el orden de egresados, Federico Kreimerman, recordó que en el último período el Hospital de Clínicas «funcionó con 16% de lo que se había solicitado». Por su parte el secretario general del gremio de funcionarios no docentes (AFFUR), Daniel Olivera, dijo que el desarrollo de la Udelar no debe ser «en base al bolsillo de los trabajadores», y alertó: «la paciencia tiene un límite».

El rector confía en que el Parlamento no acompañe las postergaciones a que se sometería a la Universidad. Ello significa no votar el artículo de «abatimiento» y mantener el presupuesto aprobado en 2015. Inclusive recordó que el artículo 766 de la Ley de Presupuesto «encomienda al Poder Ejecutivo a realizar los máximos esfuerzos en la asignación de créditos presupuestales para alcanzar el 6% del producto bruto interno con destino a la educación pública al final del período».

En nombre de la bancada de gobierno el diputado Asti aseguró que los incrementos asignados para 2018 «no se tocan»; Galán recordó que se están buscando «alternativas» para financiar el ajuste, y Civila mencionó la necesidad de conciliar compromiso y responsabilidad. Por su parte Lafluf recordó la huelga de 1978 cuando estudiaba en la Facultad de Veterinaria –una época de «edificios pintaditos pero sin docentes, porque estaban presos o destituidos»-, y recordó que «un edificio se hace en un rato, pero los docentes no se inventan». En respuesta al diputado Umpiérrez, que representa a Lavalleja e integra el claustro del Centro Universitario de la Región Este (CURE), el presidente de la Comisión Coordinadora del Interior, Tabaré Fernández, dijo que «no hay posibilidades de crear cargos docentes y no docentes: la política de descentralización está paralizada y (si no hay cambios) permanecerá así hasta 2021». Este martes el CDC aprobó la designación de Esteban Krall como director de la Casa Universitaria de Río Negro, pero «no hay nada para ponerle adentro», ejemplificó.

El rector dijo que no logra entender «por qué se ha entrado en semejante abatimiento del gasto social para ahorrar tan poco dinero en términos globales del país. Creo que los parlamentarios tienen que recapacitarlo», concluyó.

Vea presentación PPT

Fuente

Presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Representantes, Oscar Groba, prorrector de Gestión, Gustavo Giachetto, y rector Roberto Markarian en edificio anexo «Gral. José Artigas» del Parlamento (20/07/2016). Foto: Richard Paiva-UCUR.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *