Sección Talentos Universitarios 2016

“Ni uno más: Acabemos con la viveza criolla” por Melissa Rodríguez Cardozo (TU)

“ …le dije que me lleve al cine, él se negó y dijo que era más cómodo estar en mi casa, seguramente para no pagar el albergue…”

 

Estas líneas van dedicadas principalmente a mis mejores amigas con quienes hemos pasados días y noches enteras charlando por redes sociales en medio de insomnios, teñidas de inquietudes, cuestionándonos sobre cómo han cambiado las relaciones interpersonales en la actualidad, a su vez cada lector que las lea quizás se sienta identificado o simplemente pueda divertirse y disfrutar de lo que a continuación voy a exponer, me niego a hacer citas de autores como Normas APA ya que mi intención es que sea un texto legible y accesible para todo tipo de persona y nivel socio cultural. Lejos de aspirar que sea un documento estrictamente académico.

Mi punto central está enfocado en el perfil de hombre más habitualmente nombrado hoy día por mujeres en reuniones sociales o evocados en espacios de chicas,  es quien está expuesto a la lupa de las chicas en la actualidad, cabe destacar que lo que aquí será manifiesto, no es una suerte de afirmación que el género masculino sea siempre fielmente relacionado a este conjunto de características  que serán  a continuación desarrolladas, aún y pienso que quedan hombres de verdad. Lo doy por seguro, depende del azar, coincidencia o causalidad cruzarse el indicado.

 

12966152_1536556213313742_5305924_n

 

Como dicen los mayores de la familia: “en nuestros tiempos tener pareja era cosa seria y se asumía el compromiso”:

 

Muchos de los lectores habremos tenido el privilegio de escuchar innumerables historias de amores de los grandes de la familia, los abuelos, los tíos y de más familiares, esas historias que de pequeños nos apasionaban, cómo se habían casado nuestros padres o como se cortejaba a una chica de los años ochenta hacia atrás.  Las típicas visitas de los jueves, donde el novio con el permiso de la madre o tutor visitaba a su novia en presencia de un mayor responsable de “observar” el encuentro de pares, las matiné en pareja junto a los padres, y la gran esperada solicitud de compromiso, en suma, historias atrapantes que más de uno hemos oído en el correr de nuestras vidas.

He aquí empieza la parte picante, donde pongo mi gota hipermoderna ante la cuestión, y donde comento que producto de una foto típica que posteo en mi Facebook esta tarde de lluvia, se desencadena una serie de comentarios de parte de mis amigas ante la queja hacia los hombres y cómo se comportan hoy día, luego de leer la querella feminista que se desencadenó por esa publicación, me propuse escribir sobre esto para no dejar de lado esta herramienta a distancia tan útil que hoy día es el Facebook, un soporte facilitador para la comunicación a distancia y a su vez para intercambiar con los amigos ideologías y opiniones, me pareció interesante recopilar la información obtenida y armar una especie de capítulo sobre los hombres de hoy.

La mujer por su género desde tiempos remotos fue asociada a un rol débil y poco participativo muy vinculada al cuidado de los niños y las tareas domésticas, pero desde ya hace muchísimos años con el sufragio entre otros acontecimientos históricos ha adquirido un protagonismo en donde cada día toma un lugar distinto y fascinante para muchos, se ha podido demostrar que la mujer tanto puede criar a sus hijos como desempeñar roles laborales fuertes y buen remunerados como un hombre.

La mujer hipermoderna caracterizada por ser trabajadora, madre, ama de casa, amiga, hija y ciudadana, cada vez más son las mujeres que salen de sus casas a buscar una profesión y logran tener logros antes nunca imaginados. El tema yace en la imagen omnipotente creada de la mujer actual que llevó a tomar una vertiginosa ventaja de parte de los hombres al creer que ellas lo tienen todo, y lo pueden todo, solas o sin ellos. Cada vez es más frecuente ver chicas que postergan su maternidad por acabar sus estudios terciarios o simplemente trabajar para ahorrar, a su vez ha incrementado el número de mujeres solteras ante la ley pasado los treinta años, estas  viven solas, estudian, desempeñan labores fuera de sus casas y sacan sus vidas adelante.

 

12966743_1536555949980435_2096237415_n

La elección de un compañero de vida, ¿pareja o saliente?, términos actuales:

 

Si bien no soy una adulta mayor que vivió la evolución del siglo XX, me sorprende como cambiaron los vínculos de hoy a veinte años atrás, reconozco que antes se pasaba del novio al marido, y de la salida al parque al altar, ya no sucede tan frecuente esto, ahora existen nuevas tecnologías y herramientas de comunicación, acompañadas de innovadoras formas de darle nombre  a los vínculos. “ Los famosos salientes”, no son novios pero se ven y mantienen intimidad como a su vez comparten cosas en común, la pareja ya consumada, quienes pueden vivir juntos como cada uno tener su casa por separado, los “compañeros” que están en la brecha la pareja, el novio y el saliente.

La trifulca yace cuando  partiendo sobre la historia de vida de muchas amigas, donde me encuentro con resultados muy peculiares respecto a sus anécdotas de ellas frente a sus vínculos amorosos.

Con una mirada humildemente investigativa de enfoque cualitativo, escogí una pequeña muestra de las personas con las cuales charlo diariamente y  me topé con una cara de la realidad, con un perfil masculino según lo narrado por ellas un tanto incómodo y difícil de sobre llevar, aquellos que le adjudicamos el seudónimo “ la viveza criolla masculina”, un perfil de caballero seductor y pedante, simpático pero a su vez apoyado en la teoría de la mujer que hoy día todo lo puede, y por tanto es más fácil apoyarse en ella, que sean quien realice los roles que antes eran a la inversa, el trabajo de organizar la cita, el encuentro sea dado en la casa de la mujer, el pasaje del coqueteo al acto casi inmediato con la cortesía y los detalles casi invisibles. Muchos hombres que llegaron a el encuentro con están chicas ya habían pasado por múltiples relaciones de pareja, convivencia y en algunos casos matrimonios, con una especie de regresión adolescente de vivir el momento, etiquetar a la mujer de saliente sin posibilidad de reclamos ante sus relaciones y vínculos con terceros por fuera de ellas, como a su vez con la “obligación “de cumplir con el rol de novia, pareja pero no dejan de ser una chica que simplemente salen.

 

12968645_1536555956647101_1332255375_n

Historias de vida:

“ …le dije que me lleve al cine, él se negó y dijo que era más cómodo estar en mi casa, seguramente para no pagar el albergue…”

 

Esta frase refleja a el hombre que invita a un encuentro a la chica, le pregunta a donde desea escoger el encuentro, ella le contesta que quiere salir a el cine y él le dice que prefiere a su casa, donde a priori se aseguró que viviese sola para auto invitarse a pasar a visitarla, y por ende pasar horas, o en casos narrados el fin de semana entero en casa de la mujer. Surge la famosa “invasión” de lo íntimo, donde el chico toma el control remoto como suyo propio , la nevera es un comedor comunitario, y el baño es  un yacuzi municipal, asombro, empoderamiento de sus pertenencias, dificultad para sentirse cómodas en casa son los sentimientos que fueron manifestados por las femeninas.  Si bien la convivencia no es un acto lejano a después de salir y conocerse, el asombro reside en el pasaje exacerbado de la primer cita a la convivencia inmediata, donde ellas se preguntaron y cuestionaron muchas veces si eran las culpables de permitir esto, o simplemente el hombre de hoy prefiere directamente ahorrarse los gastos del cortejo del cine, el parque y el albergue transitorio.

“ …llegó a mi casa no trajo ni una gaseosa, me usa el jabón ,las cosas personales como si yo sacara de debajo de las piedras el dinero, ¿ se creen que para una mujer sola la vida es fácil que te regalan las cosas en el supermercado o se abusan?.. .”

La pregunta más formulada, el rol de la mujer contra cultural autosuficiente que todo lo puede quizás haya creado la falsa imagen que como se la ve bien no necesita ayuda, no hay necesidad de caballerosidad, compañerismo y ayuda al compartir un espacio en común con la chica “amada”, el tener un vínculo con el otro es un feed back, no es una apología ni un pasaje a la sociedad patriarcal directa del hombre nutricio pero tampoco dejar de lado que el ida y vuelta es ayudarse mutuamente para construir un buen amor un buen vinculo, si no ya es cosa de uno ,no dual, asimétrico, donde uno siempre tirará más que el otro y siempre alguien será el que empuje más de un lado y sacrifique más cosas.

“.. Finalmente pasó la hora y no se iba más de casa, se quedó, se invitó solo, me costó horrores poder dormir apretada en la cama, cuando despierto pone el home a las siete de la mañana con una película apestosa de guerra cuando yo apenas hacia cinco minutos había conciliado el sueño..”

Tema importante como ya sabrán, no vamos a los hechos materiales, vamos a la construcción del espacio personal, si una persona por mucho tiempo vive sola lleva un estilo de vida donde sabe cómo y cuándo utilizar los artefactos o electrodomésticos de su casa, también el uso de la cama, que es un espacio personal que muchas le llaman su templo sagrado, lugar donde posan su cabeza cada noche y dan cabida a espacio de des estresarse. El encuadre del encuentro consumado es roto cuando el hombre se auto invita a quedarse, tomando por hecho que la chica vive sola y puede quedarse allí cuánto él quisiese, dejándola imposibilitada a elegir, y por temas de cordialidad muchas veces ella no dice nada y es una bola de nieve que desgasta vínculos, crece y explota.

Aprender a respetar el espacio personal tanto de los dos lados, es sumamente importante, aprender a leer al otro, si después de ese encuentro se solicita un abrazo y un beso o simplemente es una invitación a abandonar la velada. El cuerpo transmite, ya bien sabemos, ¿cómo fueron nuestros primeros vínculos con el exterior?, mirando, tocando sin emitir palabras.

El hombre de hoy ha cambiado mucho con el que antes acostumbrábamos a conocer, créanlo es una realidad, como la mujer ha evolucionado desmesuradamente, reitero no es un mensaje feminista en contra del género masculino y una vuelta a la familia patriarcal, existen hombres que cuidan a la mujer, que la invitan a salir, que la llevan a comer un rico sushi, una linda noche de hotel,  la dejan en su coche o taxi en la puerta de su casa, a la espera de un mínimo gesto para entrar con ella o un próximo encuentro más cercano en otro momento dado sin forzarlo, pocos quedan de éstos hombres de antes , la demanda femenina es grande somos más que ellos , para la pequeña oferta de caballeros que aún conservan principios.

Aprendamos a escuchar a el otro,  la mujer, valorarse a sí misma, amarse para ser amada, quién invade tu casa y pierdes voz y voto en tu espacio no vale la pena, o quien está contigo un tiempo y luego desaparece, de nada sirve seguir manteniendo esa relación, no llega a buen puerto.

Quererse y amarse a uno mismo  como ser único irrepetible, autónomo, es la base para construir un amor sano, un amor compañero, un amor de pareja y un amor de salientes, ese amor que lo es todo, cómplice, no se está solo en las buenas, se  tiende el brazo en los malos momentos y brinda alzando la mano en los buenos.

12968688_1536555943313769_1918123397_n

Melissa Rodríguez Cardozo

(Estudiante en proceso del TFG – Facultad de Psicología).

Terapeuta de Reiki Usui Tibetano

2 comments for ““Ni uno más: Acabemos con la viveza criolla” por Melissa Rodríguez Cardozo (TU)

  1. botiquinpsicologico
    7 abril, 2016 at 21:08

    Felicitaciones compañera, excelente artículo, gracias por compartirlo junto a los usuarios de Botiquín Psicológico.

  2. Roger
    7 abril, 2016 at 23:42

    Muy bueno. Refleja una realidad del presente..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *